ÍndiceCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
The Inquisitor
Nivel 6
avatar

Cantidad de envíos : 1387
Edad : 42
Localización : One step closer to nowhere...
Puntos : 1690
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen   Jue Ago 01, 2013 9:27 pm

Horus Heresy


Volumen I: Horus, Señor de la Guerra

El nacimiento del Imperio de la Humanidad empezó con la muerte de la raza Eldar. Los poderes psíquicos innatos en los Eldar les llevaron a su propia destrucción por los poderes del Caos. Su grito psíquico de agonía reverberó en la Disformidad, y marcó el nacimiento de un nuevo y terrible dios del Caos. Esta entidad emergente era Slaanesh, el Príncipe del Dolor y del Placer, la Perdición de los Eldar. El shock psíquico del nacimiento de Slaanesh tuvo dos efectos inmediatos. En primer lugar, la catarsis dispersó definitivamente las tormentas de la Disformidad provocadas desde hacía milenios por la gestación de Slaanesh, terminando así con el largo aislamiento de la Tierra. Sin embargo, las energías liberadas fueron tan intensas que no pudieron contenerse por completo en el interior del espacio Disforme.
Allí donde la densidad de la población Eldar era mayor, la Disformidad literalmente se derramó a través de sus mentes y se mezcló con el espacio material. Esto provocó la aparición de áreas dispersas en las que el espacio Disforme y el universo material se superponen; la mayor y más significativa de esas áreas es el Ojo del Terror.
Hacía tiempo que el Emperador de la Humanidad había previsto la creación de Slaanesh, y se había preparado para ese fatídico día. Cuando las tormentas de Disformidad desaparecieron por causa de la creación de Slaanesh, los marines Espaciales y el resto de las fuerzas de Imperiales estaban dispuestos a iniciar su reconquista de la galaxia. Las fuerzas del Caos también eran numerosas, y muchos mundos humanos habían sido ocupados por Adoradores del Caos o alinígenas. Fue una contienda larga y dura, pero el poder del Imperio crecía con cada victoria, y nuevos guerreros se unían continuamente a la Gran Cruzada.
La Gran Cruzada de la Humanidad se produjo bajo el Liderazgo directo del propio Emperador y sus poderosos Primarcas, barriendo la galaxia como una tormenta de fuego. Incontables billones de humanos en miles de planetas fueron liberados por las triunfantes legiones de Marines Espaciales. El oscuro y siniestro yugo de los Dioses del Caos fue destruido; la dominación alienígena fue erradicada y el Imperio fue forjado en una era heroica de conquista y redescubrimiento. La humanidad emprendió la tarea de reconstruir su herencia ancestral: los opresores alienígenas fueron derrotados por doquier y obligados a huir. El Caos se retiró a sus propios reinos; a las zonas de superposición del espacio Disforme y el espacio real, como por ejemplo el Ojo del Terror.

Continuará.
Volver arriba Ir abajo
The Inquisitor
Nivel 6
avatar

Cantidad de envíos : 1387
Edad : 42
Localización : One step closer to nowhere...
Puntos : 1690
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen   Lun Ago 05, 2013 5:24 pm

Volumen II: Falsos dioses

Sin embargo, las tropas del Caos no podrían ser vencidas con tanta facilidad. Susurraron a los Primarcas desde la Disformidad perturbando sus sueños son promesas de Poder, apelando a su orgullo, a su valentía y su habilidad marcial. Ninguno de los Primarcas era completamente inmune a estas tentaciones silenciosas. La personalidad de cada uno fue sometida a una dura prueba, y la mitad de ellos sucumbieron. Tan sutil fue su tentación que los Primarcas nunca sospecharon que sus propias lealtades estaban cambiando.
Por ejemplo, Mortarion, Primarca de la Legión de la Guardia de la Muerte, creyó firmemente que era el heraldo de una nueva era de justicia. Angron, de los Devoradores de Mundos, estaba convencido que tan solo él podía salvar a la humanidad de la destrucción. También Horus, el más formidable Primarca de todos, estaba convencido de la virtud de los ideales marciales por los cuales luchaba.
Apelando a su virtud y coraje, los Primarcas fueron tentados a rebelarse con sus Legiones de Marines Espaciales contra el Emperador. Inicialmente incluso los Primarcas ignoraban que habían sucumbido al poder del Caos, pero cuando se rebelaron, sus buenas intenciones fueron desmoronándose gradualmente a medida que el Caos saturaba sus almas. Las Legiones de Marines Espaciales que estaban a su mando también sucumbieron lenta e inexorablemente. La influencia corrupta del Caos pronto se extendió a la Guardia Imperial y a los Adeptus Mecanicus, incluyendo las Legiones de Titanes y la Legión Cibernética. Desde allí, la infección se propagó a lo largo del Imperio. Muestra de ello es que más de la mitad de las tropas de los Adeptus Mecanicus se declararon dispuestas a unirse a un Imperio adorador del Caos.
El líder de la rebelión era el Señor de la Guerra Horus, el Primarca más poderoso y en el que más confiaba el Emperador. Había luchado junto al Emperador durante los largos años de la Gran Cruzada. Habían peleado espalda contra espalda en elasedio a Reillis, donde el Emperador salvó la vida de Horus. En el campo de batalla de Gorro, Horus pagó su deuda segando el brazo de un Orco enloquecido de rabia que se disponía a matar al Emperador estrangulándolo. El Emperador había confiado a Horus el control de la Cruzada en la Frontera Oriental, mientras él regresaba a la Tierra a consolidar el control del vasto Imperio que ahora tenía bajo su control.
En ausencia del Emperador, los planes de Horus fructificaron cuando el comandante Imperial de Istvaan III declaró la independencia de todo el sistema de Istvaan. El emperador ignorante del cambio producido en el Señor de la Guerra, ordenó a Horus que pacificara el sistema. Horus decidió complir las órdenes bombardeando con cargas víricas Istvaan III desde la órbita. El voraz virus devorador de vida aniquiló a todos los seres de Istvaan III en cuestión de minutos; doce billones de almas murieron entre aullidos de agonía que provocaron una señal psíquica más intensa que el propio Astronomicón. Continentes y Ciudades Colmena enteras resultaron reducidas a cenizas cuando el oxígeno liberado por la putrefacción instantánea de todo el material orgánico del planeta ardió en la atmósfera y barrió el mundo con una gigantesca tormenta de fuego que rugió durante días. Antes de que los ultimos fuegos se hubieran sofocado, Horus envió a los Titanes de la Legión Mortis a la superficie del planeta para aniquilar a cualquier superviviente que hubiera conseguido escapar al virus ocultándose en un refugio o búnker subterráneo.

Continuará...
Volver arriba Ir abajo
The Inquisitor
Nivel 6
avatar

Cantidad de envíos : 1387
Edad : 42
Localización : One step closer to nowhere...
Puntos : 1690
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen   Mar Ago 06, 2013 6:20 pm

Volumen III: La galaxia en llamas

La corrupción de Horus afectó profundamente al Emperador, que no supo cómo reaccionar; estaba aturdido por la magnitud de la traición del Señor de la Guerra, y era incapaz de creer que su amigo y general se hubiese levantado en armas contra él. La Inquisición inició una purga de los Adeptus Mecanicus y la Guardia Imperial, pero casi inmediatamente estalló la lucha, ya que ambas organizaciones estaban divididas en facciones leales y rebeldes. En Marte, los Tecnosacerdotes emplearon armamento ancestral y prohibido cuando los bandos se enfrentaron para conseguir el control.
La intrincada jerarquía Imperial empezó a resquebrajarse con la resurrección de antiguas rivalidades: los ambiciosos gobernadores planetarios aprovecharon la oportunidad para declararse independientes o unirse al Señor de la Guerra. Muchos de ellos no sabían con que tipo de monstruo estaban aliándose; pero otros, aceptaron el Caos de todo corazón. A lo largo y ancho de la galaxia estallaron guerras planetarias cuando los rebeldes atacaron a los leales o viceversa. Los mandos de la flota Imperial titubearon, y la flota solo consiguió expulsar a las astronaves rebeldes del sistema natal del Imperio. Durante la lucha, las unidades navales sufrieron pérdidas graves que las obligaron a refugiarse en sus bases Lunares.
Tras un regreso casi fatal, el Emperador finalmente ordenó a siete de las Legiones de los Adeptus Astartes que destruyeran a Horus y a sus rebeldes. Solo con la muerte de Horus, cabeza visible e instigador en la rebelión, podría sofocarse la revuelta. Sin embargo, la organización y movilización de tal cruzada llevó unos meses vitales. Horus invirtió bien este tiempo, consolidando su posición y reivindicando su título de "Nuevo Emperador" en cientos de sistemas. Allí donde Horus era aceptado, la adoración del Caos llegaba tras él.
El asalto de las Legiones leales a las posiciones de Horus en Istvaan V resultó un desastre. Las legiones atacaron con su acostumbrada ferocidad y astucia táctica, pero esta vez se enfrentaban a hermanos Marines Espaciales. Cada bando contaba con tropas tan hábilies y endurecidas como el otro; cada estrategia era identificada y contrarestada. Al final, la traición pudo más que la estrategia: la oloeada inicial de tres Legiones leales sufrió bajas catastróficas mientras desembarcaba, y posteriormente resultó destruida por completo. Solo cinco Marines Espaciales, encargados de poner a salvo la estructura genética de sus hermanos caídos, consiguieron escapar e informar al Emperador del desastre. De alguna forma, Horus había conseguido corromper a cuatro de las siete Legiones enviadas contra él, Después del desembarco de la oleada inicial, las oleadas posteriores de Marines Espaciales "leales" habían atacado a sus aliados en vez de a los rebeldes.
Horus controlaba en aquel momento nueve Legiones de Marines Espaciales y había destruido a tres legiones leales. A lo largo y ancho del Imperio, los leales y los rebeldes lucharon entre sí hasta llegar a un punto muerto sin un vencedor claro, pero la batalla se decantaba lentamente hacia el bando del Emperador. Horus sabía que aplastando el corazón de la resistencia del Emperador podría reconstruir el Imperio a su propia y pervertida imagen. Horus ordenó asaltar la tierra.

Continuará...
Volver arriba Ir abajo
The Inquisitor
Nivel 6
avatar

Cantidad de envíos : 1387
Edad : 42
Localización : One step closer to nowhere...
Puntos : 1690
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen   Miér Ago 14, 2013 3:36 pm

Volumen IV: La huida de la Enseinstein

La vulnerable tragedia de la Herejía de Horus fue que la creación más formidable del Emperador resultó arruinada; no sólo los Primarcas, sino también los Marines Espaciales sufrieron un daño irreparable. Las tropas rebeldes extendieron la destrucción material y el dolor, pero también hicieron algo peor: propagaron la corrupción del Caos allí donde fueron.
Las tropas del Caos aumentaban su poder por toda la galaxia, a medida que los humanos eran seducidos por los valores representados por los Poderes del Caos y se unían a su adoración. El gran espíritu del Emperador fue debilitado, mientras las mejores virtudes de la humanidad eran pervertidas y confundidas por la sutil influencia transformadora del Caos.
Esta era la situación en el momento que las tropas de Horus se apostraron alrededor de la Tierra. Las bases Lunares, primer bastión de las defensas de la Tierra, cayeron en el poder de Horus tras una dura batalla, y la flota rebelde avanzó hasta situarse en la órbita de la Tierra. Después de un corto enfrentamiento, las baterías láser de defensa de la Tierra fueron destruidas por un intenso bombardeo desde el espacio. Los últimos escuadrones de cazas espaciales leales dispararon sin descanso contra las gigantescas naves, pero ni tan solo consiguieron penetrar sus pantallas de energía. Tras disparar sus últimas descargas, los pilotos estrellaron sus cazas contra las naves enemigas. Fue un último gesto de desafío, pero nada más.
Las cápsulas de desembarco de Horus cayeron entonces como la lluvia sobre el palacio Imperial, vomitando compañía tras compañía de Marines Traidores. El palacio se extendía a lo largo de cientos de kilómetros cuadrados de bastiones, muros, corredores, torres de gran altitud y gigantescos espaciopuertos; la batalla fue feroz y encarnizada. Los Marines Traidores y las unidades rebeldes de la Guardia Imperial, apoyados por Titanes del Caos y gigantescas máquinas demoníacas, obligaron a los Marines Espaciales leales y a la Guardia del Emperador a replegarse gradualmente.
Sin Embargo, los defensores se negaban a darse por vencidos: los asaltantes tuvieron que abrirse paso metro a metro, pasando por encima de las numerosas bajas de ambos bandos. En algunos lugares, los montones de cadáveres eran tan altos que los corredores quedaban obstruidos por los cuerpos. Las tropas leales no pudieron evitar que la batalla se convirtiera en un asedio: los combates rugieron a lo largo de los muros del palacio exterior durante más de un mes. Finalmente, los Titanes de la Legión Mortis consiguieron destruir algunas partes de los imponentes muros, y las Legiones Traidoras pudieron penetrar por estas brechas para asaltar el palacio interior.

Continuará...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen   

Volver arriba Ir abajo
 
La herejía de Horus (Horus Heresy) resumen
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La espada de Horus
» I. Ven aquí, mi pequeño Horus
» sobre la pelicula trouble in tokyio
» el reboot de DC
» GA// Bayer Leverkusen - FC Barcelona

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Trasfondo-
Cambiar a: